El método de transporte del vino a lo largo de la Historia

por | Mar 28, 2017 | Blog | 0 Comentarios

FacebookTwitterPinterest

La cultura del vino, a lo largo de la Historia, se ha entendido como la sucesión en amplitud del comercio del producto a lo largo y ancho del mundo condicionada, a su vez, por el progreso de los medios de transporte y la enología

Entre esos métodos de transporte destaca la antiquísima ánfora, un recipiente cerámico de gran tamaño compuesto por dos asas y un cuello largo y estrecho, y que se comenzaron a utilizar en las cosas de Líbano y Siria durante el siglo XV a.C. extendiéndose por todo el mundo antiguo. Estas vasijas, que tenían un volumen medio de entre 25-30 litros, sirvieron como principal vía de transporte y almacenamiento de uva, vino y aceitunas, entre otros productos básicos, para griegos y romanos.

En tiempos de la antigua Grecia, los transportes eran muy lentos y los envases en los que se llevaban las mercancías no eran herméticos, lo que hacía que se acumularan una serie de valores negativos que afectaban a los productos, entre ellos el vino. En la actualidad, los medios de transporte son rápidos y, en el caso del vino, puede mantenerse estable en la botella.

Y es que, el alcohol del vino, el etanol, es el componente que sufre ese deterioro en un mal transporte o si su conservación no es la idónea. El etanol se produce al actuar las levaduras sobre el azúcar de la uva durante la fermentación. En muchas ocasiones en aquellos tiempos clásicos, el vino entraba en contacto con su mayor enemigo, el aire, haciendo que el etanol se transformara primero en etanal (“rancio”) y después en ácido acético, convirtiendo el vino en vinagre.

Hasta entrado el siglo XVII la mayoría de los vinos se oxidaban pronto debido a esos transportes lentos y a la falta de hermetismo de los envases, la mayoría ánforas. Fue en ese siglo, el XVII, cuando se comenzó a generalizar el uso de las botellas y su cierre con corcho que defendían al vino del oxígeno.

Ya en el siglo XVIII llegó una de las aportaciones técnicas más importantes de la cultura del vino, la combustión de azufre para producir gas sulfuroso y esterilizar envases. Quemando el azufre, los vinos podían mantenerse en condiciones no herméticas sin que llegara a avinagrarse, ya que el sulfuroso bloquea el etanal e impide que las bacterias de la acetificación lo utilicen.

Un método de transporte del vino que ha ido evolucionando hasta hoy, permitiendo una movilidad libre del producto sin que se vea alterado en ningún momento de esta fase tan importante que propicia su consumo a lo largo y ancho del planeta.

FacebookTwitterPinterest

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar