Coloca tu bonito bodeguero en el lugar adecuado

por | Jun 13, 2017 | Blog | 0 Comentarios

FacebookTwitterPinterest

Para conservar bien un vino en tu bodeguero se recomienda seguir algunas indicaciones.
Si alguna vez has visitado una tienda de muebles probablemente te hayas encontrado con preciosos bodegueros de diseño para almacenar tu preciada colección de vinos y al mismo tiempo decorar tu salón o comedor.  Pero por mucho que adquieras una gran pieza de mobiliario es imprescindible conocer cómo cuidar nuestras botellas de vino. Solo así cuando vayamos a consumirlas estarán en las condiciones óptimas y no habrán perdido sus propiedades principales. Es decir, el vino seguirá manteniendo sus diferentes apreciaciones olfativas, gustativas o visuales, tan influyentes a la hora de degustarlo.

A veces, por espacio, desconocimiento o simplemente por estética se colocan los bodegueros en lugares que perjudican al vino. Porque por muy bonito que quede el nuevo bodeguero que compraste para el mueble del salón donde da continuamente el sol, la conservación del preciado caldo debería primar. Os dejamos unos consejos para elegir el espacio adecuado para tu bodeguero:

Temperatura entre 12 y 16 grados
El factor fundamental para que las propiedades del vino se mantengan es la temperatura. El lugar donde estén reposando los vinos debe tener unas condiciones que abarquen entre los 12 y los 16 grados. A esta temperatura el vino continúa evolucionando en su aroma y su sabor. El vino perdería vida en el caso de mantenerse a unas temperaturas superiores afectando, sobre todo, a su sabor característico.

Ventilación continua
Lo ideal para mantener las botellas de vino en buen estado es ubicarlas en un lugar que tenga una buena corriente de aire, no encerradas en un armario al uso. De esta forma se evita la aparición de hongos y malos olores.

Las botellas necesitan ubicarse en un espacio no muy transitado
Uno de los claros ejemplos de una mala ubicación de los vinos es en la cocina de nuestra vivienda. Las botellas deben estar en completo reposo para su perfecta conservación, y en la cocina se generan numerosas vibraciones y movimientos procedentes de otros electrodomésticos. Además, en las cocinas se producen muchos cambios de temperatura y se concentran muchos aromas que, a la larga, son perjudiciales para el vino.

Nunca guardes tu botella en posición vertical
No es casualidad que los vinos suelan presentarse forma ordenada y acostados en vez de estar de pie. En primer lugar esto se debe principalmente a que el vino debe estar en permanente contacto con el corcho para que se mantenga húmedo en todo momento. Si no tiene este contacto, el corcho pierde flexibilidad y se seca. Esto permitiría al aire filtrarse en la botella y, por consiguiente, dañar al vino. En segundo lugar las botellas deben guardan un margen entre ellas ya que ese espacio generado impedirá que cuando queramos coger una movamos la contigua. Por lo que lo tanto las dimensiones del mueble deben ser generosas para evitar esos movimientos bruscos y proporcionar ese orden que queremos en nuestro botellero.

FacebookTwitterPinterest

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar